Ya tiene mucho, muchísimo (10 meses) que no escribo/tengo ganas de escribir acá.

Me han preguntado si olvidé por completo del blog y del diminuto momentum que tuvo cuando lo estaba manteniendo, pero yo me cuestiono si fue uno de esos momentos de brillantez y dedicación completamente mal distribuida, como el que cualquier programador pasa:

  1. Debería registar mis pensamientos en algún lado... haré un blog !

  2. O quizá debería enfocarme en artículos técnicos, con código y todo... reharé mi blog !

  3. Quizá debería darle opción a mis lectores de comentar... reharé mi blog !

  4. Quizá debería revisar la experiencia y navegación de mi blog... reharé mi blog !

  5. Quizá estoy muy cansado con todo lo anterior como para realmente escribir algo... no haré nada.

  6. Pero si debería registar mis pensamientos en algún lado...

En fin.

Con todo lo que pueda involucrar sentarse a escribir una nota personal, lo de menos es la pereza o el olvido. Lo de más, es realmente de lo que quiero escribir.

Recientemente, y para ser precisos, hace prácticamente 6 meses, dejé todo lo que conocía en México 🇲🇽 como fuente de verdad y como patrón observable y predecible en mi universo para intoducirme en un ambiente completa y totalmente nuevo para mi, es decir, para vivir y trabajar en Londres, Reino Unido. 🇬🇧

A por lo menos 8,800km de distancia de mi familia, amigos, experiencias.

8800km

Esta movida ha sido, y en gran medida para mi experiencia de vida, la segunda más intensa, compleja y llena de sorpresas (más buenas que malas) a la que voluntariamente me he expuesto.

¿La segunda? ¿Y la primera?

Definitivamente cuando salí de mi ciudad natal, Morelia, hacia la gran Ciudad de México. Los parámetros de comparación de dificultad son personalmente arbitrarios, pero creánme cuando les digo que el recuerdo los primeros días de soledad e incertidumbre realmente se convirtieron en una base fundacional para mi instinto de independencia y autosuficiencia.

Y es que, una vez que es posible comprobar que en efecto, la estadística de migración no solo esta sesgada a exponer los contrastes malos, sino que hay bastantes beneficios en reubicarse e intercambiar opiniones, ideas, cultura, labor, y porsupuesto riqueza, uno solo puede imaginar que es cuestión de tiempo que un destino más lejano, no se vea tan dificil de alcanzar. Esta fue la razón de peso cuando me mudé por primera vez, y definitivamente ha sido ahora que decidí hacerlo por segunda vez.

Por supuesto que decidir salirse del país que te vió nacer para explorar otras partes del mundo requiere de investigación, consideración, y mucha previsión. Sin embargo lo que realmente debe permear en cualquier trayecto del tipo, es una actitud positiva y una motivación intrínseca. Y no hacerlo solo. Honestamente creo que esta es la parte más difícil, pero la que determina que tan lastimera o memorable es la transición.

Afortunadamente yo lo hice con mi persona favorita. No que eso signifique que no han existido situaciones de tensión y de fricción psicológica. Despúes de un par de semanas, se asienta poco a poco un acontecimiento del tipo en la consciencia.

La experiencia de salir de un país incansable, caluroso, culturalmente divertido, con una identidad irremplazable para llegar a un lugar en donde la noche cae a las 2pm, con un clima gélido y sin realmente poder salir a coincidir con alguien, además de convivir con el hecho de tener impuesto un limite de viaje a razón de una espera indefinida de varios trámites migratorios, es realmente estrujante al principio. En definitiva creo que no es para todos.

StPancras

Pero se pone mejor. Un poquito al día y cada vez más.

  • Hay mucho espacio para ejercitar la paciencia, la autoestima, y el espíritu.
  • Para lo que no hay mucho tiempo y tiene uno que realmente poner un esfuerzo consciente es para agarrarse a la dinámica habitual. El idioma, las costumbres, el acento y los amigos
  • Para lo que hay mucho más tiempo pero no realmente ganas, es para acostumbrarse a la comida y al clima

Ya que pasé por la experiencias de mudanza y de reubicación local e internacional, el punto siempre fue entender como cada experiencia similar hace que la consecutiva sea mucho más sencilla y predecible, lo cual me da mucha tranquilidad.

El final de este brevísimo recuento es que personalmente pasé por un periodo intenso, con muchas nuevas situaciones, idiomas y personajes en mi vida. Pero que finalmente estoy contento, tranquilo y puedo venir a desempolvar el blog a comunicarlo.

London